Nothing to hide, some words about my poetry

Yes, I cry !
Yes, I’m a loser with no talent playing the poet and the artsy !
Yes, I will not stop doing that !
(Not stop Writing)
My screams are harsh
So everyone can hear them
I’m not ashamed of my pain
I’ll let you know when I’m suffering,
But when I’m happy
We will go drink together
And burn down the bar.
I have nothing to hide,
I have
Nothing,
So bring me another whiskey
And then, bring me the gun
I will fill it with words
And shot bleeding verses
Straight
To your heart.

Agustina (aquellos viejos tiempos)

Tan lejos que me desmayo
Es una fiesta ahí afuera
Fiesta de corderos atados
Ovejas sin dientes
Leones sin garras
Y yo tan lejos
Encerrado en mi máscara victoriana
Que se parece a las del carnaval de Viena
Encerrado, aturdido
Ensoñador, dormido
Pensando en vos, Agustina
Y en tiempos perdidos
Sólo existe el presente
Un presente continuo
Mañana es hoy
Hoy es ayer
Ayer estaba nublado
Y llovían flores violetas
Muertas
Y las gotas eran saladas
De color plateado
Chocaban contra el piso y sangraban
Se deshacían en pedacitos
Y se olvidaban
Pero yo
No me puedo olvidar de vos, Agustina
Ni de lo que fue, alguna vez, fuimos viajeros
Amantes en las arenas del tiempo
Mientras los demás dormían
Nosotros jugábamos en el fuego.

Decadence

A leather mask covering my face
below worms
spiders
insects

My skin is ash
My hair burnt grass
My nails knives
Flogging your virgin body

I’m the Black Plague dancing
I am he who at night
Your nightmares feeds
I am the son of war

Kiss me and die,
Masturbate on rotting bodies
SCREAM ! SCREAM ! … Your pain
Is the music of my decadence

Viaje astral

La chica tenía alas de oro
Su pelo blanco como hilos de plata
Sus ojos dos perlas carmesí
Sus labios pintados con fuego,
En su cintura se cernía una espada
Forjada con la saliva de los dioses.
Caminaba desnuda al costado de la ruta,
La ruta estaba desierta.
La chica murmuraba algo para sí,
Cada tanto
Mostraba su puño a los cielos
Maldiciendo a la diosa por haberla hecho venir.
Su figura resplandecía
Sobre la naturaleza muerta del desierto.
En su mano derecha llevaba un espejo
Un vidrio magico de antiguos tiempos.
El viento cantaba a su alrededor
Y el cielo gris la purificaba
Con lágrimas de sangre.

De un momento para otro el cordón se detuvo
Y fui devuelto a mi cuerpo
Para seguir recorriendo
La senda de los mortales.